Facsímiles en edición limitada

¿QUE ES UN LIBROS DE HORAS?

Logo-libro-de-horas

Antes de saber qué es un Libro de Horas, convendría saber de dónde provienen estos manuscritos. 

La palabra manuscrito significa, de forma literal, “hecho a mano“. Y, cuando hablamos de manuscritos medievales, nos referimos concretamente a aquellos producidos en Europa entre los siglos V y XV. 

Los manuscritos iluminados eran aquellos decorados con elementos de oro, plata y hermosas figuras. Solo eran propiedad de unos pocos afortunados, dado el gran tiempo y coste que suponía realizar cualquiera de ellos.

La invención de la imprenta a mediados del siglo XV. cambia este paradigma. La demanda de libros es saciada y crece el radio de público que puede permitirse uno. Por lo que muchos, se producen en cadena y se abaratan los costes. 

Sin embargo, y pese a que la aparición de la imprenta, los Libros de Horas son los best-seller de su época. Pero. con una particularidad, no había dos iguales, es por ello que son valiosos objetos de coleccionismo.

Un Libro de Horas es un manuscrito iluminado, confeccionado en su origen por encargo de una persona, normalmente alguien de la nobleza o con un alto poder adquisitivo. 

Consiste en la recopilación de una serie de oraciones y salmos para recitar en las ocho horas canónicas del día de la liturgia monástica cristiana. Era una ayuda para la devoción de los fieles, ya que suponía una comunicación directa con Dios y los santos sin la Iglesia y sus ritos

De origen exclusivo. Sólo unos pocos podían costearse una obra así. Pues contienen numerosas decoraciones en oro y plata acompañados con viñetas de cuidadosa elaboración. 

Su exclusividad también radica en que, al ser una guía encargada por nobles, muchos están personalizados con los escudos de sus casas, sus nombres, y oraciones o imágenes escogidas por ellos mismos como muestra de su devoción hacia algún santo o momento concreto. 

Su estilo también es muy dispar. Lo primero que aparece, en todos, es un calendario litúrgico que señala tanto las fiestas celebradas siempre el mismo día del año, como aquellas que no tenían fecha fija porque dependían del calendario lunar, como la Cuaresma.

Hemos de mencionar que el proceso de elaboración podía ser muy diferente entre sí. Ya que se hacían encuadernaciones en piel, en madera, grabados, incrustaciones de gemas o bordados en oro e, incluso, pergamino teñido de negro, conformando lo que hoy se conocen como Libros de Horas Negros.

Estructura del Libro de Horas

Tras el calendario litúrgico, su estructura corresponde con la Liturgia de las Horas de la Iglesia Católica, conocido como oficio divino. 

  • Las horas son divididas en mayores y menores. Cada una conformada de: una invocación, un himno, una salmodia, una lectura bíblica, el responsorio, la oración final y la despedida. 
  • Las lecturas bíblicas pertenecían al Nuevo Testamento. Son raros los manuscritos que recopilasen textos del Antiguo Testamento. más allá del Rey David o de Adán y Eva. 
 

Tras este oficio, los libros de horas contenían también, el llamado oficio parvo y las horas marianas, en honor a la Virgen María. 

Muchos contenían también otros tres oficios: como el de los muertos, así como los siete salmos penitenciales y los 15 salmos de grados.

Como hemos dicho, estas obras tenían decoración lujosa, pues, muchos de ellos, iban destinados a las mujeres de la alta nobleza, y cuyos nombres encontramos en las ricas ilustraciones, siendo representación algunas de ellas de las circunstancias vitales de la propietaria

 

Evolución de
los Libros de Horas

La imprenta cambió drásticamente las particularidades de estas obras. Comenzó su producción en masa, y a  calidades muy inferiores. 

Ya no eran regalos dignos de un rey, pero adquirieron otra utilidad: se convirtieron en los mejores apoyos para el aprendizaje de la lectura en la educación popular. 

Es un hecho histórico de reservada importancia pero, que no debe pasar desapercibido para aquellos interesados en la sociedad europea renacentista.

CONTACTA CON NOSOTROS